sábado, 9 de marzo de 2019

ORACIÓN DE LA CORAZA DE LA SANGRE DE CRISTO, LA MAS PODEROSA PROTECCIÓN




Esta oración es una muy poderosa protección contra todo mal, malos espíritus, malas personas, magias, hechizos, maldades, males enviados...

Es conveniente hacerla con cierta frecuencia (cada uno o dos meses) y con plena confianza en el Poder de la Preciosa Sangre de Cristo. 
También se puede copiar y llevarla consigo o colocarla en la entrada de la casa o del negocio, o trabajo, o en el lugar que se desea que esté bien protegido, guardado y defendido.  



ORACIÓN DE LA CORAZA 
DE LA SANGRE DE JESÚS

Oh mi amado Señor Jesús tu sufrimiento es el nuestro, 
tus espinas son las nuestras, 
tu Sangre derramada es nuestra fuerza y defensa, 
por ello, Señor, confío en Ti, en Ti espero, 
y lo que tú pongas en mi camino, 
lo recibiré con gratitud, amor y sabiduría; 
te lo prometo y que sea tu Divina voluntad.


Oh mi buen Jesús, con el Poder de tu Sangre Preciosa, 
y por tu presencia viva en la Santa Eucaristía, 
te ruego me des valor en las luchas diarias, 
y, en cualquier situación, victoria frente al enemigo. 

  
Oh, Coraza de la Sangre del Redentor, 
oh mi amadísimo Señor Jesús, acude a mí, 
protégeme en todos mis caminos y batallas espirituales; 
cubre mis pensamientos, potencias y sentidos 
y con tu poderosa coraza protectora, 
reviste mi cuerpo y vida con tu poder. 

Que los dardos incendiarios del maligno, 
no me toquen ni en el cuerpo, ni en el alma; 
que ni el veneno, ni el hechizo, ni la maldad de los hombres 
me hagan daño y cause desasosiego; 
que ningún espíritu encarnado o descarnado 
me perturbe ni venga en mi contra; 
que Satanás y sus huestes del mal, 
huyan de mí al ver la Coraza de Tu Sangre Protectora. 

Oh, Coraza de la Sangre del Redentor, 
libérame de todo mal y peligro, de toda adversidad y oscuridad 
para que pueda cumplir la misión 
que en esta vida me ha sido encomendada y dar Gloria a Dios. 

Me consagro y consagro mi familia voluntariamente 
al Poder de tu Preciosa Sangre Protectora. 

¡Oh mi buen Jesús, libérame a mí y a mi familia 
y seres queridos de todo mal y peligro, 
aleja de nosotros las malas personas, 
las malas compañías y los malos espíritus, 
que tu Presencia siempre nos ampare y defienda. 

Amén.

Rezar un Padrenuestro y un Gloria.

Oh, Coraza de la Sangre del Redentor,
Señor nuestro Jesucristo, 
sella con tu Sangre, mi cuerpo, mi alma y mi espíritu. 

Cubre con tus llagas, mi cuerpo, mi alma y mi espíritu 
y lava con el agua de tu costado
mi cuerpo, mi alma y mi espíritu, 
para que este día sea positivo en Ti 
y me libres a mí y a mi familia 
de todo mal y maldad, de todo peligro y enfermedad, 
de las asechanzas del enemigo del alma 
en cualquiera de sus manifestaciones. 

Amén Señor. 

Rezar un Padrenuestro y un Gloria. 

 
Señor nuestro Jesucristo te adoro, te alabo, te bendigo, 
gracias por tu infinito amor
por el que te has hecho uno de nosotros
naciendo de la Virgen María
y por el que subiste a la Cruz para dar tu vida por nosotros. 

Gracias por tu Sangre Preciosísima
con que nos has redimido.

Con tu sangre Preciosísima
brotada de tus sacratísimas sienes traspasadas por espinas:
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad,
todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu Sangre Preciosísima
brotada de tu hombro y espalda
llagados por la Cruz que llevaste a cuestas:
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad,
todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu Sangre Preciosísima
brotada de tu costado abierto por la lanza:
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad,
todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu Sangre Preciosísima
brotada de tus pies y de tus manos traspasados por los clavos: 
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad,
todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu Sangre Preciosísima
brotada de todo tu cuerpo llagado por los azotes:
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad,
todo poder maligno, todo poder satánico.

Oh, Coraza de la Sangre del Redentor,
te ruego seas mi protección hoy y siempre, 
y me liberes del mal en todo momento y lugar.

Amén, Amén, Amén.

Rezar tres Padrenuestros y tres Glorias. 

Hacer la oración y los rezos por la mañana y por la noche 
durante tres días seguidos, mejor si se hace todos los meses. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

ESPECIALMENTE TE RECOMIENDO ESTA ORACIÓN:

JESÚS DE LA CARIDAD ORACIÓN PARA EXTREMAS NECESIDADES, DIFÍCILES PROBLEMAS

Oh mi amado y milagroso Señor de la Caridad,  supremo monarca, Hijo del Padre Eterno  dulce Jesús mío, dueño de mi corazón,  e...

SÍGUEME EN FACEBOOK

ORACIONES A LOS SANTOS © 2008 Template by:
SkinCorner