miércoles, 27 de abril de 2022

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LAS MERCEDES PARA UNA PETICIÓN DIFÍCIL



Gloriosa Nuestra Señora de las Mercedes, 
Soberana, Madre de Dios, Reina del Cielo, 
Madre de toda la Gracia, Madre de caridad y de misericordia, 
abrigo, refugio, descanso y soporte de los desamparados, 
dulce protectora de los afligidos y de los cautivos, 
recíbeme oh, Santa Madre mía bajo tu amparo y protección 
extiende tu manto de amor sobre mí ahora que sufro, 
tiéndeme tu mano milagrosa en mis muchas aflicciones 
y no dejes de ser mi poderosa mediadora en los Cielos 
para que nunca me falten los auxilios Divinos y tu comprensión.
Mi querida Virgen María, abogada de pecadores, 
con todo mi afecto te digo que soy tu fiel devoto-a
y que en todo momento confío en tu ayuda y compasión, 
por ello arrojado-a a tus divinas plantas imploro tu eficaz asistencia, 
defiéndeme, auxíliame, guíame, guárdame y cuídame. 


Oh amabilísima Virgen de la Merced 
de dulce y comprensivo Corazón, 
desde lo más íntimo de mi ser y con toda gratitud 
quiero volver a pedirte seas mi refugio en la adversidad;
que tu benignidad de Madre me auxilie cada día 
que tus brazos piadosísimos me reciban con maternal agrado, 
y tu benevolencia llegue a mi vida y me la haga más fácil, 
sobre todo cuando la tristeza y la necesidad me agobie 
y no sepa cómo actuar para resolver los problemas, 
que tu ejemplo me ayude a ser fuerte como Tú lo fuiste  
y tu bendición sea el consuelo que me salve de todo mal. 

Oh amable Señora que de continuo velas por nosotros 
oh Virgen milagrosa que nos asistes y a nadie dejas sin respuesta, 
el Señor te concedió su gracia dándote poder para obrar milagros 
y de contribuir en la felicidad de tus hijos cuando sufren, 
te suplico ruegues por mí y por todos los que solicitan tu intercesión,  
presenta al Señor esta mi oración y si es de su agrado, 
haz que logre este difícil favor que solicito de su misericordia 
y así se alejen mis temores, mis problemas e intranquilidades: 

(aquí se pide la gracia que se desea obtener).

Te pido virgencita amada no desoigas mis súplicas;
a Ti acudo en mi desolación y con fervor clamo a Ti con fe,
te pido por favor y con humildad lleves mi petición a tu amado Hijo,
esperando que El me ayude y proteja, me auxilie prontamente
me dé su favor y se haga según su voluntad en mi vida.

Como fiel devoto-a tuyo que soy infinitas gracias te doy
porque día adía me proteges y me demuestras tu amor,
extiende tus manos y dame tu milagrosa bendición, 
anima y fortalece mis pasos, alivia mis penas y necesidades, 
sana mis dolores y mis miserias, mis dolores y sufrimientos
y conviértelos en alegría, en tranquilidad, en bienestar y progreso, 
en paz y consuelo, en fuerza, esperanza y felicidad
sé que con tu maternal benignidad grandes cosas llegarán a mi vida,
serán solventados todos mis problemas y aliviadas mis necesidades. 

Oh Madre de la Merced que nunca nos fallas, 
por tu poderosa intercesión ante tu Hijo, por tu afable amor,
todos los que te veneramos y entregamos nuestras cargas, 
todos los que te encomendamos nuestras vidas terrenales, 
esperamos nos consigas el perdón de nuestros pecados 
y nos alcances solución a lo que te pedimos por difícil que sea, 
y en Ti, oh Virgen celestial, tenemos toda nuestra esperanza; 
con tu ejemplo y por tus méritos enséñanos a ser mejores personas, 
a tener un corazón abierto y limpio lleno de virtud, 
un corazón plagado caridad y de buenos sentimientos hacia los demás, 
condúcenos por el camino que a Nuestro Señor le agrada 
para que nuestros pensamientos, nuestras intenciones, 
nuestras palabras, gestos y acciones 
sean en todo momento dirigidas según tu santa voluntad 
y la de tu Divino Hijo, mi Señor Jesucristo. 
Así sea, hoy y siempre. +

Ahora para honor y gloria de la Santísima Trinidad y la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, reza con devoción tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. 
La oración y los rezos que se indican se hacen durante 7 días seguidos. 
EL ÚLTIMO DÍA recita también esta oración dedicada a María, en reverencia a los siete Dolores que padeció la Santísima Virgen durante su vida, en especial el séptimo dolor que tuvo en aquella hora en que vio expirar a su Santísimo Hijo y se consumó la redención del género humano

¡Oh Madre Santa!, que por voluntad del Padre compartiste con tu amado Hijo Jesucristo sus dolores y padecimientos, te ofrezco mi más profunda reverencia. 

Escúchame bendita Madre de Misericordia: Oh augusta Señora aclamada bajo el nombre de Virgen de la Merced, regalo que Dios nos hizo a todos los hombres, me acerco a Ti con sincero amor y plena confianza para entregarte mis penas y alegrías. Tú que nos dijiste que: "derramarías tus favores a los que te invocaran con el dulce título de Madre de la Merced y de las Misericordias", por favor, usa tu piedad una vez más conmigo ahora que tanto te necesito. 
Llega ante tu Hijo Jesucristo con mis peticiones y obtenme lo que solicito; líbrame de todos los males del cuerpo y del alma, líbrame de las injusticias, de los odios y rencores y de cualquier otro asunto o cosa que me encadene o cause dolor; socórreme Madre mía en los peligros y enfermedades, dame fortaleza y paciencia ante las dificultades y no me abandones nunca Santa Madre de la Piedad. 
Recibe con agrado mi muestra de cariño yo te prometo vivir siempre agradeciendo tus desvelos y favores, rezarte con más frecuencia y amarte cada día más. Amén. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ESPECIALMENTE TE RECOMIENDO ESTA ORACIÓN:

ORACIÓN DE NAVIDAD AL NIÑO JESÚS PARA PEDIR UN MILAGRO EN EL HOGAR

Mi buen Jesús, Niño preciosísimo,  descanso de nuestras penas, alegría de nuestras adversidades,  elevo mis humildes plegarias a ...

Blog Archive

ORACIONES A LOS SANTOS © 2008 Template by:
SkinCorner